Los resultados electorales de Putin ya son astronómicos y sólo pueden seguir aumentando en el futuro

Durante la celebración del décimo aniversario de la reunificación de Crimea con Rusia, el presidente ruso, Vladimir Putin, fue visto en las pantallas gigantes mientras asistía a un concierto en la Plaza Roja de Moscú el lunes. La imagen fue capturada por Sergei Ilnitsky de la agencia de noticias EFE.

Cifras impresionante para el querido Putin

Vladimir Putin se acerca a cifras electorales astronómicas. Tras obtener el domingo el 87,32% de los votos con un índice de participación del 77,44%, Putin se ha disparado a la estratosfera.

Es un axioma matemático para cualquier presidente del mundo que aspire a ocupar el cargo de por vida: el apoyo nunca debe disminuir, sólo aumentar; la participación nunca debe disminuir, sólo aumentar. Mientras el gobierno autocrático de Putin se prolonga más allá de un cuarto de siglo, los dirigentes rusos mantienen un comportamiento serio incluso cuando publican cifras astronómicas que avergonzarían a muchos autócratas.

El presidente ruso es considerado ahora una deidad, junto con el difunto Heydar Aliyev de Azerbaiyán e Islam Karimov de Uzbekistán. Sus regímenes, centrados en el culto a la personalidad, se apoyaron en avalanchas electorales cuidadosamente controladas en los años 80 y 90 hasta su muerte. Sin embargo, Putin aún podría ir más lejos alineándose con líderes como Nursultan Nazarbayev, de Kazajstán, que obtuvo más del 95% de los votos en sus dos últimas elecciones, y Gurbanguly Berdymukhamedov, de Turkmenistán, que obtuvo más del 97% en sus dos últimas elecciones. El récord más alto pertenece a Saparmurat Niyazov, líder de Turkmenistán, que obtuvo el 99,5% de los votos en 1992. En 1998, erigió una estatua dorada de sí mismo de 12 metros de altura que giraba para estar siempre de cara al sol.

Según Ben Noble, profesor asociado de política rusa en el University College de Londres, el resultado oficial del 87% de apoyo puede parecer absurdo, pero es un resultado lógico para el sistema autoritario personalizado que ha construido Vladimir Putin. En su análisis, hay presiones tanto desde arriba como desde abajo para mejorar los resultados. Las cifras oficiales de la votación son el resultado de señales claras de la administración presidencial para producir un resultado aún mejor que en 2018, así como de los esfuerzos de los funcionarios de menor rango para impresionar a sus superiores. Estos factores están empujando los resultados cada vez más alto.

noticia sobre rusia bonita imagen de wopi.es

Elecciones en tiempos de guerra

A la luz de uno de los periodos más turbulentos de sus 25 años de mandato, Putin necesitaba un gesto este año. Eran las primeras elecciones desde el inicio de la invasión de Ucrania en febrero de 2022. Las tensiones con Occidente están en su punto más alto desde la Guerra Fría, y Rusia se enfrenta a sanciones sin precedentes a medida que su economía está cada vez más dominada por las industrias estatales, en particular el sector de la defensa.

En su discurso tras la victoria electoral, Putin estableció una conexión entre la guerra y su aplastante victoria. Atribuyó la victoria a «los dramáticos acontecimientos que están ocurriendo actualmente en el país… el hecho de que estemos literalmente obligados a defender los intereses de nuestros ciudadanos y de nuestra nación con las armas en la mano, para crear un futuro para el desarrollo pleno, soberano y seguro de la Federación Rusa, nuestra patria». Afirmó: «Los resultados, especialmente la participación, demuestran que la gente corriente siente y comprende que mucho depende de ellos.»

Observadores internacionales y periodistas reunidos frente a una pantalla que muestra los resultados iniciales de las elecciones presidenciales en la Comisión Electoral Central en Moscú. La foto es de Maxim Shipenkov / EFE.

Este es su relato. Sin embargo, no todo el mundo está de acuerdo con él. Los países europeos han criticado las elecciones de este lunes. Alemania afirma que no reconoce los resultados como «legítimos» y un portavoz no respondió directamente a una pregunta sobre si se referirían a Putin como «presidente». «No dialogamos con Vladimir Putin, así que no es una cuestión en este momento», declararon.

Según David Cameron, ministro británico de Asuntos Exteriores, la amplitud de la victoria pone de relieve la severidad de la represión bajo el régimen del presidente Putin, que pretende silenciar cualquier oposición a su guerra ilegal. Cameron declaró que Putin elimina a sus oponentes políticos, manipula a los medios de comunicación y luego se declara vencedor. Esto, según Cameron, no es un proceso democrático.

«El mensaje es que Putin mantiene el control».

Los miembros de la oposición rusa habían pedido a la comunidad internacional que declarara ilegítimos los resultados. En vísperas de la votación, el ex oligarca Mijail Jodorkovski, que ahora vive en el exilio, declaró que uno de los principales objetivos de Putin era demostrar a los líderes extranjeros su fuerte control sobre Rusia. Les instó a no apoyar los resultados.

Según Alexander Baunov, investigador del Carnegie Russia Eurasia Center, las cifras representan «una ruptura definitiva con las convenciones occidentales». También afirma que «la primera parte del gobierno de Putin se desarrolló con el reconocimiento tácito de las normas occidentales… [pero] ser elegido para un quinto mandato con el 85% de los votos es una completa nacionalización de las cifras, un giro hacia el Este y una forma de comunicar que el régimen ruso funciona ahora según leyes que ni siquiera están superficialmente relacionadas con las occidentales».

Las elecciones también están relacionadas con la estabilización del régimen de Putin en casa, donde la mayor amenaza para su gobierno puede no provenir de una oposición democrática, sino de fuerzas conservadoras o incluso de miembros de su propio gobierno. A ellos ha confiado la dirección del vasto aparato estatal y de seguridad de Rusia.

Según Noble, el resultado de las elecciones sirve de importante advertencia para diversos sectores, en particular para la élite. Pone de relieve el hecho de que Putin mantiene firmemente el control y es capaz de garantizar una rotunda victoria electoral, incluso mediante la aplicación de distintas formas de manipulación. Es probable que esto disuada a los miembros de la élite de plantearse un mundo post-Putin, al menos por el momento.

Una vez que el Gobierno comience a disminuir las medidas implementadas para mantener bajo control los precios de la gasolina y los alimentos, se espera una consecuencia negativa en la economía, conocida como resaca postelectoral. Esta situación ya ha sido alertada por las principales compañías cerveceras a los minoristas, advirtiendo un aumento en los precios de la cerveza de entre un 8% y un 15%.

Según Abbas Gallyamov, antiguo redactor de discursos de Putin, la fiesta ha terminado. La gente pronto empezará a tener una sensación más clara de que ha sido engañada: se les prometió una cosa, pero se está haciendo algo completamente distinto. Sin embargo, el Kremlin volverá a manipular, coaccionar o fabricar esos votos en 2030, y posiblemente de nuevo en 2036, cuando Putin buscará probablemente cifras aún más altas.

wopi
wopi

Soy el CEO de la revista Española WoPi.es

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta